• JARDINES EN OTOÑO
    JARDINES EN OTOÑO
    31 de Diciembre de 2015 a las 10:11

    Con la llegada del Otoño, y con él el colorido  amarillento y terrestre de los campos, bulevares y avenidas. Las hojas de los árboles inundan el suelo que pisamos y la inestabilidad temporal se convierte, poco a poco, en una constante.

    Por eso, esta es una época muy importante para las plantas, arbustos o árboles de nuestros jardines: hay que cuidarlos  y prepararlos para el crudo invierno y la dulce primavera, al mismo tiempo, o de lo contrario habrá que ir pensando en renovarlos al completo el año que viene.

    Jardinería Igle-man ha reunido una serie de pautas para mantener bellos vuestros jardines este Otoño:

    - A principios de Otoño se debe resembrar el césped o incluso más avanzado el otoño si gozamos de un clima suave y pocas lluvias.
    También se deben separar las zonas dañadas por el seco verano y el disfrute del propio césped.

    - El Otoño en la jardinería es buena época para trasplantes de árboles y arbustos de hoja caduca. Sin embargo, para trasplantar los de hoja perenne es mejor esperar a que entre el invierno.

    - El Otoño es una buena estación para plantar bulbos de floración primaveral y resistencia al frío invernal. Tales como: tulipanes, anémonas, jacintos o narcisos, caléndulas o las violetas. Así que no lo dudes y prepara desde ya la estación más viva del año.

    - Buena época para la planta de árboles, pero no olvides limpiar toda la maleza a su alrededor porque son grandes competidores tanto para el agua como para los nutrientes del terreno.

    - Si tenéis plantas trepadoras es aconsejable atar los brotes nuevos de las plantas al soporte.

    - El riego se va espaciando cada vez más en otoño y dependiendo de las lluvias caídas, se puede suprimir totalmente.

    - No olvides recoger con frecuencia las hojas caídas, así como las flores marchitas y utilizarlas para hacer compostaje.

    - Nunca zarandees los árboles para provocar la caída de las hojas. Esto deja heridas frescas en la inserción de las hojas por donde entran hongos y bacterias. Asimismo,limpia el pie de los árboles plantados y crea un alcorque para que se almacene el agua y nunca les falte.

    - Antes de que el Otoño se acerque más al invierno, aprovecha la lontananza temporal que aún brinda esta estación y comienza las podas de saneamiento de arbustos, árboles, rosales, etc...
    ¡Fuera ramas secas y enfermas!

  • NUESTROS TRABAJOS
    NUESTROS TRABAJOS
    31 de Diciembre de 2015 a las 10:46


    En Jardinería IGLE-MAN  somos especialistas en:

    - Siembra de césped con las mejores variedades del mercado.
    - Suministro y colocación de Tepes.
    - Suministro de tierras vegetales, ácidas, sustratos, recebos, mantillo "abono orgánico", arena lavada, etc.
    - Podas y saneo de todo tipo de setos, arbustos, etc.
    - Poda y tala de árboles de gran porte.
    - Podas específicas de palmeras.
    - Formación de rocayas, parterres, etc.
    - Suministro y colocación de traviesas de tren y ecológicas.
    - Creación de bancales, escaleras, pérgolas,etc.
    - Instalación de riegos automáticos.
    - Instalación de cerramientos metálicos.
    - Colocación de mallas de ocultación, brezo, celosias, etc.
    - Instalación de drenaje.
    - Tratamientos con productos fitosanitarios: insecticidas, fungicidas,abonos minerales, etc.
    - Formación de caminos de piedra.
    - Limpiezas con máquina a presión.
    - Suministro y plantación de cualquier tipo de planta, seto, árboles, plantas y árboles ejemplares, etc.
    - Suministro y plantación de flor de temporada, planta de interior, etc.
    - Creación de huertos
    - Servicio a domicilio de flores y plantas para balcones.


  • El invierno, la mejor época para la poda de árboles.
    El invierno, la mejor época para la poda de árboles.
    9 de Junio de 2016 a las 17:33

    A pesar de que se pueden realizar podas ligeras a lo largo de todo el año, la mejor época para realizar la poda de un árbol, normalmente es a finales de invierno.
    Jardinería Igle-Man nos ayuda con una serie de consejos para realizar la poda a finales del invierno.

    • La razón principal por la que las podas de los árboles deben de realizarse a finales del invierno, es para evitar los días de frío excesivo.
    • Si se realiza la poda durante la primavera y el verano, cuando los árboles están en pleno crecimiento, se eliminan muchas hojas que son las que producen la savia, pudiendo provocar un estancamiento en el crecimiento y el debilitamiento del árbol.
    • La poda realizada antes de que empiece el invierno dejará expuestos los cortes de la poda a ataques de hongos.
    • Hay algunos tipos de árboles que si se podan en verano o primavera pierden mucha savia y resina por los cortes en las ramas que se le da en las podas. Hablamos de las Coníferas como el pino o el ciprés, o también el nogal, el chopo, el abedul, etc. El frío del invierno impide que la resina y la savia se pierda por el corte.
    • Con la caída de las hojas de los árboles se pueden visualizar mejor aquellas ramas que estamos interesados en podar.
    • En lo que se refiere a los árboles frutales, el mejor momento para la poda también es el invierno, antes de que empiecen a aparecer los primeros brotes, ya que el árbol se recuperará para la época de la floración, no viéndose afectado el fruto. La mayoría de las plantas hibernan desde noviembre hasta la primavera, y ese periodo es precisamente el mejor para la poda, operación que vigoriza el tronco y las ramas, regula el crecimiento y elimina las partes enfermas o dañadas.

    También hay argumentos estéticos para realizar la poda en esta época. Con el fin de no cometer errores y respetar el ser vivo que es la planta, árbol o arbusto, la poda debe emprenderse con conocimientos de técnicas de corte, que se adaptarán a cada caso. Aunque no es difícil, podar significa intervenir en la naturaleza de la planta por lo que conviene evitar cualquier traumatismo que la perjudique. La poda comienza observando el ejemplar detenidamente y descubriendo las ramas dañadas, enfermas o muertas a ras del tronco.Cortar éstas no supone peligro alguno, pero para determinar qué ramas adicionales sacar si habrá que ser cauteloso.


    Jardinería Igleman

    recomienda extremar la precaución al realizar cualquier tipo de podas en árboles y más aún de aquellos de gran tamaño. La poda es una operación traumática que altera el desarrollo y morfología natural de las plantas, por lo que debe realizarse con cuidado y mimo.


    Además es conveniente:

    • cavar después de realizar las podas de invierno 
    • extender mantillo (abono orgánico) que sirve para proteger las raíces del frío, aporta el alimento necesario durante el invierno y evita que tenga malas hierbas, además, estéticamente da color y contraste a nuestro jardín.



  • LA PODA DEL ROSAL
    LA PODA DEL ROSAL
    9 de Junio de 2016 a las 18:11

    Una poda correcta es sinónimo de flores abundantes y fuertes en primavera.

    El fin del invierno es un fecha señalada para los amantes de la jardinería, ya que es el momento de podar la planta que nos regala la flor más bonita del jardín: la rosa

    El mes de marzo es el ideal para ponernos manos a la obra. Si adelantamos la poda, corremos el riesgo de sufrir las heladas tardías de febrero, y si nos retrasamos demasiado, la floración del rosal se verá resentida al iniciarse ya con el calor del verano. Aún así, en regiones con un clima suave, la poda se puede efectuar antes de tiempo. Cada rosal tiene sus peculiaridades a la hora de meterle las tijeras, por eso debemos conocer de antemano todos los detalles. Son muchas las ventajas que ofrece un buen saneamiento de los rosales. Esta poda tiene como fin mejorar el crecimiento, vegetación y floración. del rosal, mejorando su vigor y equilibrando la madera vieja y nueva del pie.

    Rosales de pie bajo y trepadores
    Los rosales de pie bajo son los más comunes y fáciles de encontrar. Las variedades arbustivas deben podarse siempre en forma de vaso, erradicando las ramas centrales y aquellas que pueden estar perjudicando a otras mas fuertes. A la hora de cortar unas ramas y otras fíjate bien en su grosor: si es pequeño (como un lapicero) deja tres yemas, y si son más gruesas, seis. Podaremos siempre por una yema orientada hacia afuera, para que el rosal vaya adquiriendo forma de copa. Es importante que el corte sea siempre oblicuo, evitando así la acumulación de líquido.
    Por otra parte las especies trepadoras y de enredadera tienen una serie de peculiaridades: los rosales trepadores necesitan una poda de formación más severa los primeros años para educarlos hasta formar la estructura básica que cubrirá nuestra pérgola, trillar o arco. Posteriormente se reducirá a mantener un equilibrio madera y eliminar chupones y ramas que se entrecrucen. Debemos procurar que los brotes crezcan lo mas horizontalmente posible.

    Después de la poda...

    Una vez hayamos terminado el trabajo es recomendable aplicar un poco de abono orgánico específico para estas plantas, aunque podemos esperar a los primeros brotes para hacerlo. Si fuese necesario, existen fertilizantes minerales que suplen determinadas carencias nutritivas de los rosales, como el potasio o el nitrógeno. Si ves que sus hojas adquieren un tono amarillento, acude a tu jardinero de confianza, en Jardinería Igleman estaremos encantados de ayudarte.

    Una vez realizada la poda basta con que el rosal reciba de tres a cuatro horas de sol por la mañana para que florezca regularmente. En lo referente a los riegos, prefiere los términos medios, ni mucha agua ni demasiada sequía. Si se cultiva en maceta conviene regarlo cada 3-4 días, y en el caso de que esté en el jardín, una vez a la semana. Los rosales se desarrollan mejor en zonas templadas y crecen con más facilidad en condiciones de inviernos fríos y helados primaveras suaves y días con mucho sol en verano.

    Jardinería Igleman  nos da unos sencillos consejos de poda....

    • A la hora de realizar la poda, quita siempre todas las ramas muertas que encuentres.
    • Las flores marchitas y mustias también deben ser cortadas, ya que están consumiendo nutrientes  que podrían destinarse a flores nuevas. Puedes realizar el corte a partir de la segunda hoja.
    • Los brotes que nacen del patrón o portainjerto del rosal deben ser erradicados, ya que no dan flores y, además desperdician parte del agua destinada a otras ramas más fuertes.
    • Debemos dejar un equilibrio entre ramas viejas y jóvenes, considerando estas últimas aquellas con menos de dos años.
    • A la hora de realizar la poda, hay que intentar abrir el rosal, evitando que las ramas se crucen. Un buen recurso es utilizar pequeños trozos de cinta americana para marcar las zonas que debemos cortar.
    • Una planta con muchas ramas da flores en abundancia, pero de una apariencia mediocre,ya que malgasta la savia en alimentar ramas innecesarias.